Manos Sin Fronteras Logo

Manos Sin Fronteras

¡5 minutos al día cambiarán tu vida!

El aire - una lección

La Jardinera - 02 de agosto de 2017

Mis queridas semillas,

De los cuatro elementos o cinco como reconocen los chinos, todos son importantes, la tierra nos da de comer y nos ofrece su agua clara y cristalina.

El fuego nos calienta en el invierno, nos ayuda en los alimentos que son los más deliciosos a igual que la fabricación de joyas, utensilios.

El agua, fuente de vida, sin ella no existiríamos, el Inicio de la vida salió del agua y dio la vida.

Y el aire que nos ayuda a respirar, a llenar nuestros pulmones, a hablar y cuando hace tanto calor apreciamos esa brisa que nos acaricia o ayuda a hablar.

En una casa estaban poniendo orden en los papeles y encima de la mesa estaban las facturas, los recibos, también habían cartas postales, cartas personales y de visita.

Y un día estaban la ventana y la puerta abierta, así que produjo una corriente de aire. La madre le dijo a la hija y el hijo: “Cerrar rápido la ventana porque el aire se llevará los papeles”, pero los hijos estaban pensando más bien en la hora que era para salir a jugar o ir a ver a sus amigos. Así que el viento era tan fuerte que se llevó todos los papeles.

La madre desesperada dijo: “¿Cómo voy a hacer?” Pues había facturas y recibos que tenía que ir a pagar.

Sus hijos le contestaron: “No te preocupes, siempre tienen el doble”.

Cuando fue a pagarlos, le dijeron que al no traer la factura o el recibo, tenían un pequeño impuesto de más y tuvo que pagar un poco más. Y ya no podía reclamar, pues el viento se había llevado todo lo que tenía en la mesa, tiró las macetas, las flores.

Se quedaron tristes y pensativos, “Si el viento es tan bueno ¿Por qué nos ha destrozado así nuestro corazón?”

Y la madre los miró y les dijo:

“Cuidado vuestras palabras, hay algo que el viento no puede arrancar, todo lo que está escrito en nuestro corazón, ni el fuego, ni el viento, ni el agua, ni, la tierra lo puede arrancar, ni borrar, son recibos, son cartas son poemas, son gestos, son sonrisas, amabilidad y amores que el aire nunca se llevará, ese es el papel más hermoso y grande que existe, el que está escrito en nuestro corazón"

Los hijos la abrazaron y muy pueriles o inocentemente dijeron: “¡Ay que suerte! Pues en mi corazón están todas las direcciones de mis amigos y sobretodo de mi amigo especial”. El hijo también: “Tengo todos los juegos grabados”.

Y la madre les dijo: “No necesito escribirlos, cada día vivo ese amor por vosotros y ese amor de todos los seres”.

Se pusieron a reír y salieron a la calle, para recibir, esa caricia del aire, del viento, aprendieron que hay secretos que hay que guardarlos, que hay secretos que no hay que abrir las ventanas porque todo se puede perder y que los corrientes de aire no son buenos.

Una vez en la calle, se dieron la mano, saltaron, jugaron, casi se caían porque el viento era muy fuerte, pero tenían la alegría, porque parecía que saltaban o que se los llevaba volando.

Recordar, todo está alrededor nuestro y esos tesoros los tenemos dentro de nosotros.

¿Habéis pensado que tenemos oro, plata, hierro y tantos minerales?

Mis queridas estrellas, por eso sois estrellas, porque tenéis todas las riquezas del Universo dentro de vosotros y lo más bonito vuestra sonrisa que es gratuita.

Con todo mi amor,

La Jardinera